comportamiento

        Cría

 

Las ballenas buscan también aguas mas templadas para tener sus crías buscando sitios más seguros donde puedan protegerlas. Al nacer los ballenatos miden entre un tercio y un cuarto del tamaño de la madre pesando aproximadamente 3 a 4 toneladas.

El periodo de gestación dura unos 12 meses y los ballenatos se mantienen junto a sus madres un año. Realizan su primera migración hacia aguas antárticas separándose de ellas al volver al año siguiente a los sitios de reproducción y cría.

Por esto se estima que las ballenas pueden tener una cría cada tres años, teniendo su primera cría a los 8 - 9 años como promedio.

Reproducción

La cópula se produce vientre contra vientre, el macho debe colocarse por debajo de la hembra y desde allí poder introducir su pene en la vagina. La hembra cuando no quiere ser copulada se coloca con su vientre hacia arriba, pero los machos tratan de darla vuelta, a veces en grupos haciéndola girar. Este tipo de comportamiento cooperativo les permite a los machos copularlas.

Los machos tienen proporcionalmente los testículos más grandes de todos los mamíferos (peso aproximado 525 kg c/u). Si bien no esta claro su sistema de reproducción, al no haber una clara lucha entre machos sumado al tamaño de los testículos, se sugiere que la competencia es a nivel  espermático. 

 

 Alimentación

Las ballenas francas del sur son animales migratorios. Estas tienen un periodo de alimentación durante el verano y otoño austral en aguas cercanas a la antártida y un periodo de reproducción o cría durante el invierno y primavera en latitudes medias y bajas.

Al alimentarse, las ballenas nadan con su boca abierta filtrando a través de sus barbas el plancton que incluye el krill. Al cerrarla  presionan la lengua contra la parte anterior de las barbas y  fuerzan el agua a salir de su boca, atrapando el plancton que queda retenido en los pelos entrecruzados de las barbas.

Migración

Durante el otoño, las ballenas  abandonan las áreas de alimentación para dirigirse a aguas más cálidas y calmas para reproducirse y tener sus crías. Entre los sitios de reproducción y cría mas conocidos se encuentran las aguas que rodean la Península Valdés en Argentina, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda